Hacia el fin de la venta tradicional de Software

Tanto Apple como Google, dos gigantes de la informática dan un giro importante al modelo de negocio actual  de venta de  software. Van a por un nuevo modelo basado en el éxito de la Apple Store.  Este se basa en la venta de aplicaciones web (Programas Informaticos) para los SO a través de sus propias tiendas de venta on-line. Un “nuevo” canal que promete aniquilar las ventas físicas de software tal y como las conocemos actualmente.

La idea principal radica en replicar el modelo de uso y descarga  de aplicaciones al igual que se  hace actualmente para los dispositivos móviles.

Apple ha anunciado que el día 13 de diciembre abrirá su tienda Mac App Store, similar a la Apple Store pero para su sistema operativo tradicional. Por otra parte Google, esta vez ha pegado primero  abriendo la Chrome Store, similar a su Android Market para móviles pero enfocada a sistemas de escritorio.

Por ahora estas tiendas lo único que implican es un duro golpe a la (ineficiente, desfasada) compra física de software, pero no para el método tradicional de buscar/descargar/instalar.

Desgraciadamente esto solo es el primer paso para que los sistemas de escritorio sean tan restrictivos como una consola en aras de la facilidad de uso, y tengamos que hackearlos para poder acceder a tareas básicas que realizamos ahora.

Virando hacia la Nube.

Este nuevo concepto es un paso muy importante para la computación en la nube y la venta de servicios alrededor de estas aplicaciones.  

Chrome y el nuevo SO de Apple estarán más enfocados a la navegación, sus aplicaciones, documentos y configuraciones podrán ser  almacenados en la Nube, lo que permitirá acceder en cualquier momento y lugar a los datos, minimizando la pérdida en caso de robo o avería del hardware.

En el caso de chrome, la seguridad está integrada en el sistema, de manera que los usuarios no tendrán que preocuparse por la instalación de software antivirus. Chrome se actualizará automáticamente cada vez que sea necesario sin intervención del usuario. Veremos cómo replica esto la gente de la manzanita mordida.

Como bien decíamos hace unos meses, el futuro de las aplicaciones es incierto y sobre todo muy cambiante, con este nuevo añadido se presenta un nuevo escenario y una dura batalla por hacerse con este nuevo mercado de apps de escritorio

Definiciones de Cloud Computing 2010.

Os dejo un resumen del informe anual de AETIC sobre “Las tecnologías de la información y las comunicaciones en la empresa Española 2010”. Lo que me ha parecido más interesante y quiero compartir es el nuevo apartado sobre Cloud Computig. Me parece sobre todo interesante para aclarar conceptos y tener una idea clara de que es cada cosa cuando se habla de este tema.

Cloud Computing

La computación en nube está presente en la actualidad en más de la mitad de las empresas españolas que disponen de conexión a Internet (56,7%). Por el contrario, el 38,7% de las entidades afirman que no hacen uso de este tipo de tecnología.

El servicio más utilizado por las empresas que disponen de algún tipo de tecnología de computación en nube es el correo electrónico, altamente generalizado en estas entidades (93,3%). Por otro lado, el 12,5% emplea los servidores de Internet para almacenar su información y el 10% usa aplicaciones de ofimática gestionadas on-line.

En general, las empresas que aprovechan los servicios de Cloud Computing acceden a ellos de forma gratuita (83,5%). En cambio, el 12,7% de ellas paga por acceder a este tipo de servicios.

Origen de “la nube”

Los expertos consideran al Cloud Computing como una de las principales tendencias de los últimos diez años. Como causas u orígenes de dicho potencial se pueden considerar las siguientes:

• Necesidad de reducir los costes de propiedad y explotación de los servicios IT, profundizando en las soluciones de outsourcing y factorización no solo de los propios servicios sino también de la plataforma e infraestructura que los soporta.

• Aumentar el ROI de dichos costes de propiedad, utilizando las ya adquiridas y en muchos casos infrautilizadas capacidades IT para ofrecer servicios a otras organizaciones y clientes.

• Capacidad de hacer frente a picos de demanda IT, bien sea ante necesidades de modernización de los sistemas de evolución del negocio con exigente time-to-market o de gestionar grandes fluctuaciones en la capacidad de computación en los sistemas.

¿Qué es “la nube”?

Cloud Computing es una familia de servicios y soluciones incipientes y, por tanto, no cuenta con una definición homogénea. Sin embargo, los analistas y proveedores coinciden en agrupar bajo el paraguas de CC tres niveles / modalidades funcionales de soluciones:

• IaaS (Infraestructura como Servicio),

• PaaS (Plataforma como servicios),

• SaaS (Software como servicio)

Se entiende por Cloud Computing o computación en la nube como la capacidad de proveer y consumir servicios IT a través de la Red. Estos servicios abarcan todos los ámbitos de IT, pudiéndose tratar desde la capa hardware donde permite consumir capacidad de almacenamiento, computación, etc. (IaaS), hasta una capa más cercana al negocio donde los servicios provistos pueden ser gestión de clientes, reportes, etc. (SaaS), pasando por una capa software donde desarrollar y ejecutar las aplicaciones propias de la organización (PaaS).

La clasificación de las nubes se realiza en función de la accesibilidad de la misma (modelo de despliegue). Así se pueden clasificar en:

• Nube Pública. Aquella en la que cualquier organización puede subscribirse y hacer uso de la misma, la infraestructura de la nube es compartida por diferentes clientes.

• Nube Privada. Nube que provee servicios sólo accesibles desde la red de una determinada organización.

• Nube Híbrida. Se trata de una solución en Cloud que permite el uso de nubes públicas y privadas en función de las necesidades, bien sea por cuestiones relacionadas con la seguridad, disponibilidad de datos, disponibilidad de servicios, etc.

• Nube Comunitaria. Cuando un grupo limitado de organizaciones comparte una infraestructura de nube, soportada por el grupo mismo o por un tercero.

Características principales

Las soluciones basadas en Cloud Computing suelen compararse con otro tipo de soluciones que históricamente han perseguido objetivos en común, como puede ser la computación masiva o el aprovechamiento de recursos (grid Computing). Hay que tener en cuenta que las características principales de las soluciones en la nube son:

• Servicios bajo demanda. El uso, la contratación y la gestión de los servicios se realiza bajo demanda por parte del cliente, con un nivel muy bajo de interactuación con el proveedor, a través de servicios de autoprovisión y autogestión.

• Servicios medibles. El proveedor de los servicios en Cloud proporciona herramientas para el control y monitorización de los diferentes aspectos del servicio, permitiendo tarificar y facturar en función del consumo y la calidad del servicio, controlar el acceso y uso de los servicios, optimización de los recursos, etc.

• Escalabilidad inmediata e ilimitada. El uso de soluciones en Cloud permiten incrementar y decrecer los recursos de forma inmediata. Esta característica permite al consumidor obtener tanta o tan poca capacidad como necesite, creando la sensación de “recursos ilimitados”.

• Acceso ubicuo en la Red. Mediante la aplicación de estándares de red permite el uso mediante clientes ligeros heterogéneos como ordenadores portátiles, dispositivos móviles, PDAs, tablet PC, etc., pudiendo realizar el acceso a los servicios en Cloud desde cualquier lugar de la Red.

• Pool de recursos. Esta característica permite al proveedor servir a sus consumidores a través de un modelo multidestinatario. Desde la visión del consumidor se consigue la abstracción de los recursos e infraestructuras subyacentes. Y desde la visión del proveedor permite la compartición de recursos (memoria, almacenamiento, servidores, etc.), realizando un uso más eficiente.

Beneficios del servicio Cloud Computing

Los principales beneficios que se pueden obtener del uso de servicios en modo Cloud se pueden clasificar en función de dos aspectos:

• Gestión del coste. Permite una gestión del gasto más evolucionada con las siguientes ventajas:

– Más controlado, se puede optar por modelos de pago por uso, en los que el costo es totalmente controlado.

– Reducción del costo, se reduce la infrautilización de servidores para pequeñas aplicaciones.

– Reducción del time-to-market y el coste asociado a las modificaciones o nuevos requerimientos por parte del negocio, puesto que se trata de sistemas mucho más ágiles frente a los cambios.

• Gestión de la capacidad. El uso de arquitecturas Cloud está totalmente orientado a una alta flexibilidad y escalabilidad en la demanda de recursos.

– Adaptación a las fluctuaciones de las necesidades. Gracias a la flexibilidad de las arquitecturas en Cloud los departamentos de IT pueden gestionar de forma sencilla y rápida estos picos en las necesidades, sin tener que proveer a las compañías de máquinas o sistemas de almacenamiento de un dimensionamiento muy superior a la media de uso, realizando así un consumo mucho más adecuado.

– Eficiencia en el uso de recursos, puesto que estos están compartidos y cada uno de los sistemas o usuarios no necesita poseer su propia infraestructura IT.

Modelo Funcional de Cloud Computing

El modelo funcional que se propone a continuación muestra el mapa de soluciones que debe poseer la plataforma en función de los roles que interactúan con la solución:

• Consumidor de servicio. Usuario final de la solución de Cloud. El objetivo es lograr que tenga una visión de la solución con las características comentadas anteriormente de facilidad de provisión, facturación en función del uso, etc., de forma que repercutan en su negocio final las ventajas del uso de Cloud.

• Proveedor de servicio. Encargado de proveer los servicios en Cloud, debe implementar los servicios asociados a las diferentes necesidades del uso de servicios en Cloud, estableciendo un nivel de importancia alto a la gestión de seguridad.

• Integrador de servicio. Rol encargado de proveer los servicios sin necesidad de implementar la gestión de los mismos.

En este modelo funcional presentado, los consumidores de servicio utilizan los servicios proporcionados por los integradores de servicios sobre la plataforma Cloud gestionada por los proveedores.

Tipología de Servicios en Cloud Computing

Para lograr llegar a un mejor entendimiento de Cloud Computing es necesario conocer las capas en las que suelen estar enmarcados los servicios:

IaaS – Infraestructura como servicio, proporciona máquinas virtuales y otros recursos hardware y software que se pueden controlar y gestionar remotamente a través de APIs. Algunos ejemplos son: Amazon EC2 y S3, Terremark, Enterprise Cloud, Windows Live Skydrive, Rackspace Cloud.

PaaS – Plataforma como servicio, posibilita el desarrollo de sistemas mediante el uso de APIs que se pueden configurar remotamente. Este tipo de plataformas incluyen herramientas de desarrollo, gestión de configuración, herramientas para el despliegue de software. Algunos ejemplos son: Microsoft Azure o los motores de Force y de Google.

SaaS – Software como servicio, software ofrecido por un proveedor de servicios, disponible bajo demanda, habitualmente vía Internet y que se puede configurar en modo remoto. Algunos ejemplos son: procesadores de texto y hojas de cálculo, herramientas CRM, herramientas de gestión de contenidos (Salesforce CRM, Google Docs, etc.)

Fuente: AETIC 2010.

Proyecto Vision Cloud

La Unión Europea no quiere dejar pasar el tren de la tecnología y ha anunciado que destinará 15,7 millones de euros al proyecto Vision Cloud (Virtualized Storage Services Foundation for the Future Internet) que se dedica a investigar nuevas posibilidades para el almacenamiento en la nube.

Se llevará a cabo a lo largo de tres años, bajo el liderazgo del equipo de investigación de IBM en Haifa (Israel). En él también participarán otras grandes compañías del sector, como Siemens, SAP, Engineering e ITRicity, proveedores de telecomunicaciones como Telefónica Investigación y Desarrollo, Orange Labs y Telenor; o empresas de comunicación como RAI y Deutche Welle

Los investigadores implicados en esta iniciativa también explorarán conceptos como el almacenamiento computacional, en el que un programa (denominado storelet) puede correr dentro de un sistema de almacenamiento y, por ejemplo, analizar la banda sonora de un vídeo para después, aplicando técnicas de reconocimiento de discurso, extraer un guión sobre lo que las personas están diciendo en él.
El proyecto investigará asimismo otras funcionalidades avanzadas para el almacenamiento cloud, como es el control de un almacenamiento flexible pero seguro.

IBM lidera esta iniciativa de investigación conjunta para desarrollar una arquitectura de almacenamiento “smart cloud” estandarizada. De acuerdo con la propia compañía, el objetivo de dicha colaboración es mejorar la oferta de datos y servicios de almacenamiento a través de las fronteras y mediante una gran variedad de vendedores.

IBM apunta que con Vision Cloud, un proveedor de servicios de almacenamiento podrá ofrecer un servicio digital seguro, donde los consumidores puedan almacenar fotos, vídeos, archivos de salud o financieros de forma segura en la nube.