Generación Marketing

Bienvenidos al mercado mundial, la coctelera del siglo XXI. Un lugar donde se comercializa productos conocidos y reconocidos en todas partes, donde no hace falta viajar para tener productos de todas partes del mundo. Internet, la telefonía móvil, las tarjetas de crédito y los operadores logísticos han coincidido en una conjunción capaz de cambiar nuestro sentido del espacio y del tiempo, nuestra capacidad de compra, nuestras empresas, y hasta las relaciones interpersonales.

La expansión del Capitalismo y con este la consecuente expansión de la oferta, nos ha traído un aumento de la competitividad. Hay mas donde elegir y es muy fácil de acceder a casi cualquier producto.
En esta coctelera del siglo XXI estamos inmersos todos los que conformamos la Generación Marketing (GM).

Bajo esta situación, las empresas tienen que agudizar su creatividad para sobrevivir a unos mercados globales que devoran a las empresas que no se adaptan a las nuevas necesidades. Agudizar el ingenio, crear nuevos productos y conseguir a los mejores talentos es la nueva misión de la empresa. Una misión que supone un mayor compromiso de parte del trabajador, dilatando la jornada laboral y consiguiendo cada vez menos tiempo para la familia.

Es en este entorno la educación se comienza a delegar a instituciones, trastocando el concepto de “instrucción” con el de “educación”. Así es como vemos cada vez más extendida la delegación de la responsabilidad educativa sobre los centros escolares y universitarios. Llegamos así a una proliferación de centros de educación privados, cada vez más existen más titulados, mas MBA´s como si lo que primara en este mundo fuere la obtención de diplomas colgados en la pared de la casa y la acumulación de conocimientos a veces innecesarios.: “un MBA es el lugar donde se transmiten enseñanzas impropias a personas inadecuadas” Henry Mintzberg.
La delegación de la educación en instituciones educativas por falta de tiempo da lugar a sentimientos de culpa que se alivian a base de complacer la sed de consumo. La paternidad complaciente suple su ausencia con dinero.

La GM vive una época en que felicidad y éxito se transforman y reducen a disfrutar de buena salud, ganar dinero y tener tiempo para consumir y consumir cada vez más.
La expansión del capitalismo y la creciente competitividad, la aparición de miles de nuevos productos y de reinvenciones de productos ya existentes, hacen que la distribución de productos y servicios sacie la sed de consumo de la GM.
Este consumismo que se plasma cada vez más en días especiales propicios para el consumo, dia de la madre, el padre, el abuelo, reyes, rebajas de verano e invierno, etc etc. Comprar se ha convertido en un vicio y en una terapia, almacenar trastos con o sin sentido, es una moda. El ocio consiste en maneras distintas de comprar bienes y servicios. Comprar se ha transformado en una manera de divertirse, de estar con la familia, de pasar el tiempo, una forma de ser.

A nivel empresarial la necesidad de estimular el consumo da lugar a grandes esfuerzos y a una proliferación de los mecanismos persuasivos. Muchos espacios urbanos han llegado a transformarse en soportes publicitarios. Los Medios de comunicación comienzan a estar saturados de anuncios.

La sociedad de la GM se trasforma en un modelo donde prima la movilidad y la importancia de estar conectado. La integración de tecnologías diversas hace posible tener acceso a la información y a la comunicación con otras personas, con independencia del momento y lugar donde se encuentren. Y la publicidad, presente en todas partes y con diversos formatos, se adapta a cualquier medio para cumplir sus propósitos persuasivos.
Ni si quiera la falta de dinero impide el avance hacia el consumo, se trata de consumir a cualquier costa. “disfrute ahora, pague después” las tarjetas de crédito y debito salvan ese pequeño escollo que se interpone a la regocijante experiencia de consumir, vivimos en un mundo de gratificaciones inmediatas.
Todo lo que rodea a la GM es una proposición de venta, una posibilidad de compra, sin límites, sin distancias, ni siquiera el dinero se interpone al acto de consumir.

El perfil de la nueva juventud de la GM es de Ganar poco, pero con estilo, una posición ante la vida caracterizada por la búsqueda de la gratificaciones inmediatas y emociones intensas que exijan poco o ningún esfuerzo. Con salarios que apenas rozan los 1000€ la GM se sumerge en la filosofía de la “calidad de vida”, entendiendo por esta la posibilidad de consumir todo producto que las grandes empresa dominantes del mercado nos imponen sin plantearnos la verdadera necesidad de los mismos, la play station 3, la wii, los móviles de ultima generación, GPS, PDA´s y así una lista sin fin de aparatos para hacernos la “vida mas placentera”.
Esta GM se sumerge delante de la “caja tonta” (TV) que hace olvidar y no hace pensar, en la cual no es necesario actuar, no exige nada y, sin embargo, divierte, entretiene e informa al tiempo que nos hace llegar un mensaje expresado de mil maneras distintas: consume y sé feliz.

Esta generación busca sensaciones nuevas, que contribuyan a crear una determinada imagen de nosotros mismos y ante los otros, además de experimentar vivencias inmediatas de manera inmediata. Las inquietudes, aspiraciones, sueños y actitudes ante las cosas de quienes se iniciaban en la vida adulta hace tres décadas parecen haberse desvanecido en una sociedad de consumo en la que han surgido posiciones más acomodativas que sustituyen a las anteriores.

El panorama esta claro, el sistema capitalista no da para mas, necesitamos imperiosamente un cambio, una profunda reflexión de la que emanen los propósitos concretos para ser acometidos en el presente y en el futuro mas inmediato. Como dijo Jean Paul Sartre “Soyons réalistes, demandons l`impossible” (seamos realistas, busquemos lo imposible). La sociedad necesita una reflexión profunda de la que emane una definición de consumo valida para una vida solidaria y comprometida, consciente y responsable.

Fuente: Generación Marketing
La sociedad entre la codicia y la indolencia. (Molero, Víctor; Editorial ESIC)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s